Viviendo el torneo de Benahavís por dentro. El punto de vista de @ignacio_conejo (I)

Ignacio (@Ignacio_Conejo) fue el afortunado del sorteo que realizamos desde este espacio gracias a la inestimable colaboración de Iberia (patrocinador oficial de la FEB) que nos regaló entradas para el torneo disputado la semana pasada en la localidad malagueña de Benahavís.

De momento y para abrir boca te dejo con la crónica del primer partido que las españolas disputaron ante Holanda el pasado 30 de mayo:

“El pasado jueves 30 de mayo, tuve la suerte de asistir al partido que enfrentó a las Selecciones Nacionales de España y Holanda en la localidad costasoleña de Benahavis, gracias a haber ganado las entradas en el concurso promovido por el blog “Baloncesto Femenino” , que sigo por afición al baloncesto femenino y en especial al base (aunque no es el caso, esto último, de la temática del blog)

Me gustaría aclarar, para que después se pueda entender plenamente el por qué fue una experiencia tan magnífica el poder asistir al encuentro, que el baloncesto femenino no es precisamente un deporte mayoritario. Me consta que es debido a la ignorancia y el desconocimiento, por parte del público general, de la enorme calidad del juego de nuestras compatriotas, que no tienen ni remota idea de lo apasionante y espectacular que resulta un encuentro de nuestras féminas, tanto a nivel de selección, como profesional o incluso en deporte base.

Esta es la razón por la que el encuentro se celebró en un pabellón pequeñito, habiendo como hay en la Costa del Sol instalaciones adecuadas para acoger a miles de personas en un partido de baloncesto, no me cabe duda. Y gracias a ello, el espectáculo para los que quisimos y pudimos asistir al encuentro, resultó tan espectacular.

Quien no haya asistido a un encuentro a pie de pista, no conoce el baloncesto de verdad; las retransmisiones por televisión son fantásticas, y asistir a un pabellón con otras cinco mil personas para ver un partido (en mi caso del Unicaja, del que soy fiel seguidor, como buen malagueño), también. Sin embargo, podéis creerme que no se percibe de la misa la mitad, no se palpa la velocidad, ni la intensidad en el juego, las fintas, los amagos, expresiones de esfuerzo y satisfacción de l@s jugador@s, y muchos otros detalles.

El jueves pasado, asistí al encuentro con mi mujer y mis hijos (a la sazón, mi hija jugadora de baloncesto en categoría minibasket, apasionada al igual que el padre,… ). Y nos vimos, al igual que el resto de espectadores, inmersos en ese fantástico espectáculo que nos ofrecieron nuestras chicas, y también, hay que reconocerlo, las jugadoras de la selección holandesa.

El pabellón rugía ante cada canasta del equipo español, y se palpaba la tensión con cada ataque holandés, aun cuando España iba ganando con claridad. No eran las voces de tres mil personas, no, pero no hacía falta. Había espectadores que se notaba que no habían asistido nunca a un partido de baloncesto femenino, y su asombro decía más que ningún grito, himno o banda sonora animando. Y había muchísimas personas que realmente entendían de baloncesto, al igual que much@s deportistas de ambos sexos, que estaban viendo en directo a sus ídolos jugar a apenas unos metros de ell@s. Cada vez que alguna de las jugadoras del equipo español hacía una jugada con éxito, se coreaba su nombre, desde una u otra parte del estadio, o desde todas a la vez, … ; y además, que no es poco, tenías la consciencia de que te había escuchado, y que tus gritos de ánimo o felicitación no se habían perdido en la soledad de tu casa o en las distancias de un enorme pabellón. ¡¡Y te lo agradecían!!

Para rematar , el colofón no vino con la victoria española, con un saludo desde el campo a la afición, ni unos aplausos desde la cancha, como en ocasiones vemos en los partidos de baloncesto masculino, sino que al terminar el partido, antes, durante y después del estiramiento, los aficionados (mayoritariamente chicas jóvenes, muchas de ellas vestidas con las equipaciones de sus propios equipos de baloncesto base), se acercaron a las jugadoras, que les firmaron autógrafos, balones, equipaciones, se hicieron fotos, charlaron, preguntaron y fueron respondidas, etc., etc., etc. . Y así, nuestras jugadoras, dieron tanto espectáculo de humanidad, cercanía, normalidad, como antes lo dieran de maestría jugando al baloncesto.

Con todo esto, intento pobremente transmitir lo que fue este encuentro para los espectadores que, como antes decía, tuvimos la suerte de poder asistir al encuentro. Mostrar por qué, para personas como mi hija o yo mismo, esa tarde será una de las que quede para el recuerdo: Porque, sin sacarlo de contexto, fue una auténtica y fantástica experiencia alrededor de uno de los temas que más nos apasionan: El Baloncesto.”

Anuncios

4 comentarios en “Viviendo el torneo de Benahavís por dentro. El punto de vista de @ignacio_conejo (I)

  1. Pingback: Viviendo el torneo de Benahavís por dentro. El punto de vista de @ignacio_conejo | Pensamientos

  2. Un placer poder aportar mi granito de arena al gran trabajo que haces por el baloncesto femenino, Elena!
    Vaya esta vez por toooodas las veces que yo he compartido contenidos tuyos, o me he informado sobre la actualidad y las opiniones en este deporte que nos apasiona, gracias a tu trabajo.

    Me gusta

  3. Pingback: Viviendo el torneo de Benahavís por dentro. El punto de vista de @ignacio_conejo (y II) | Baloncesto femenino

  4. Pingback: Viviendo el torneo de Benahavís por dentro. El punto de vista de @ignacio_conejo (y II) | Ignacio CM GastroMarketing Marketing Deportivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s