Candice Wiggins, ex de Ros Casares, se retira del baloncesto

Candice Wiggins anuncia su retirada del baloncesto profesional

Candice Wiggins ha anunciado que cuelga las botas. La jugadora de 29 años pone fin a una carrera que ha estado tristemente marcada por las lesiones.

Candice Wiggins anuncia su retirada del baloncesto

Candice Wiggins anuncia su retirada del baloncesto. Foto: Cory Young, AP

Fue elegida en la tercera posición del draft en 2008 por Minnesota Lynx y en su primer partido en la liga anotó 15 puntos, capturó 4 rebotes y repartió 4 asistencias. Su carrera iba por buen camino hasta que el 24 de julio de 2008 en un partido frente a Indiana Fever sufrió un golpe en la espalda y tuvo que ser retirada de la pista en silla de ruedas. En 2010, sufrió la rotura del tendón de Aquiles cuando solo quedaban 8 segundos de partido perdiéndose toda la temporada. Una vez recuperada de la lesión, volvió en 2011 donde consiguió alzarse con el anillo de la WNBA con Minnesota Lynx.

Candice Wiggins, como otras tantas jugadoras de la WNBA, ha jugado en ligas europeas y en la temporada 2008-2009 aterrizó en España para militar en las filas de Ros Casares donde promedió 8,3 puntos y 2,1 rebotes en los 18 partidos que disputó.

Wiggins a través de The Players Tribune se despide de la siguiente manera:

“Siempre me ha gustado el sol.  La manera en que da la vida. Alivia.

Tengo una insaciable necesidad de estar en él. El sol me da vida. Encuentro orientación y respuestas en su calor.

Tras una bonita mañana entrenado en la playa el pasado 2 de marzo, regresé a casa de mi madre en San Fernando Valley para escribir. La escritura es terapéutica para mí y se ha convertido en una parte muy importante de mi vida.

Lo que escribí inicialmente me chocó. Pero en el momento exacto en el que un rayo de sol atravesó la ventana de la cocina de casa de mi madre y me dio en la cara fue reconfortante, casi de una manera poética.

Cogí aire y me sentí completamente aliviada.

No era una coincidencia, pensé. Fue una afirmación.

Sabía que lo que había escrito era el final.

“Me retiro del baloncesto profesional”.

Mi vida siempre ha sido una dicotomía en muchos ámbitos. A través de la oscuridad, he encontrado la luz; a través de la luz, oscuridad.

Cuando tenía cuatro años, mi padre murió de SIDA. He aprendido mucho de su fuerza y su perseverancia me ha ayudado a tener una gran afecto por la vida. En el otro lado, el baloncesto algo que casualmente me ha traído mucha felicidad también me ha traído algunos de mis momentos más duros.

He pasado por ocho operaciones en los últimos 15 años, cinco en las rodillas, una en el tendón de Aquiles y otras dos en el pie. Esta ha sido mi realidad. Estoy orgullosa de haber podido volver de cada una de ellas siendo una mejor jugadora y persona. La adversidad lo hace, te desafía a crecer”.

El baloncesto femenino es “agotador para la mente, el cuerpo y el espíritu, tienes que amar lo que estás haciendo.

El verdadero significado de la palabra amor está muy poco valorado. Para mí, el amor nunca ha sido una palabra que haya dicho a menudo. Pero si quieres triunfar en la WNBA, necesitas amar el baloncesto profesional. Quiero decir, amarlo de verdad.

No puedo explicar lo mucho que respeto a todas aquellas compañeras que juegan durante 11 meses al año durante una década o más. Apenas ven a sus familias y si no cuidas tu cuerpo, estás acabada.

He estado en esa posición, he vivido eso.

Durante muchos, muchos años, estuvo enamorada del baloncesto. Pero ya no.

Y eso está bien.

Si soy honesta conmigo misma, eso me pasó desde el 2011. No he estado jugando desde ese momento con todo mi amor pero sí lo he hecho por todos los fans y todos aquellos que me han apoyado durante mi carrera.

No hay nada que pueda expresar ni agradecer lo mucho que me han motivado. Cuando los tiempos han sido difíciles he vuelto, de nuevo, a encontrarme trabajando para volver a las pistas tras una lesión pensando en los fans y lo mucho que significan para mí.

Como el sol, me ayudaron a seguir.

Estoy muy agradecida por todo lo que el baloncesto me ha dado. Pero siento que mi vida va más allá de las pistas. Nunca he querido que el baloncesto me defina.

Tampoco fue el caso de mi padre, Alan Wiggins,

Las similitudes entre nosotros dos se han extendido en todas las facetas de mi vida; lo encuentro irónico pero ambos hemos sido profesionales durante siete años.

Es mi forma de honrarlo.

Aunque hay una faceta en donde ambos hemos sido muy diferentes.

Cuando a mi padre le cortaron en 1987 de Baltimore Orioles (equipo de béisbol) pensó que su vida se había acabado. de manera literal. No quería seguir viviendo. Ser un deportista profesional era su meta y cuando perdió esa parte de su vida, la desesperanza le consumió.

Y yo me encuentro exactamente en el otro punto. Soy más feliz de lo que he sido nunca. Cuando  pienso en el siguiente capítulo de mi vida esgrimo una sonrisa de oreja a oreja.

Dicen que un deportista tiene dos muertes, la primera ocurre cuando se retira y la segunda hace referencia a cuando termina la vida.

No es mi caso.

De hecho, me siento renacida. Y emocionada. No tener la misma sensación que cuando mi padre se retiró del béisbol es mi gran victoria. Y lo estoy haciendo a mi manera.

En ocasiones, encuentro que este hecho, es la cosa más grande que puede pasar tras decir adiós”.

Fuente: http://www.theplayerstribune.com/candice-wiggins-liberty-wnba-retirement/

Anuncios

Un comentario en “Candice Wiggins, ex de Ros Casares, se retira del baloncesto

  1. Pingback: Candice Wiggins insinúa haber sido acosada en la WNBA por ser heterosexual | Baloncesto femenino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s