Jordan Cruz regresa a las canchas tras su operación de vida o muerte

Jordan Cruz vuelve a jugar a baloncesto tras recuperarse de una grave lesión en el cerebro

La Liga Femenina

Si hace unos días se nos encogía el corazón ante la situación de Amber Brown, hoy te traemos una historia llena de fe y de esperanza con el baloncesto como gran protagonista. La historia la firma Jordan Cruz, de 15 años que ha superado una grave operación y ha vuelto a jugar a su deporte preferido, el baloncesto.

Jordan Cruz jugando con las Lions de McClatchy

Jordan Cruz jugando con las Lions de McClatchy. Foto: Denise Tahara

Hay que remontarse al 4 de febrero de 2014 para relatar el comienzo de la historia. Ese día, Jordan Cruz de 15 años, estaba disputando un partido. La entrenadora Jessica Kunisaki vio que Cruz le estaba haciendo gestos para que la cambiara y así lo hizo. Le preguntó si estaba bien pero no contestó.

Al descanso de la primera mitad y mientras su equipo, McClatchy, dominaba por una cómoda renta y se iba al banquillo, se dieron cuenta que faltaba Jordan que seguía sentada en el banquillo, sin moverse. Jessica Kumisaki rápidamente se dio cuenta de la situación y llamo a sus padres. Tras unos minutos de incertidumbre, los padres cogieron a su hija y se la llevaron rápidamente al hospital.

Jordan Cruz había sufrido una crisis de ausencia. Este tipo de episodios suelen durar unos segundos pero en el caso de Jordan se había prolongado durante treinta minutos. Mientras su equipo terminó el partido venciendo a Rosemont por un 18 puntos, 55-37 pero, el resultado era de los menos. La base de McClatchy, Sara Shimizu comentaba que “no era capaz de pensar con claridad. ¿Cómo esperaban que siguiéramos jugando y no preocuparnos por ella? Fue realmente dramático”.

Los médicos dieron el alta a Jordan Cruz y le recetaron tanto medicamentos como la necesidad de hacer test neurológicos y los resultados no podían ser tan desalentadores. Los médicos dijeron que “Jordan, necesitas neurocirugía, ayer”.

Un varapalo para una adolescente que desde que nació ha sido tremendamente inquieta. A los 9 meses no es que andara sino que era ya capaz de correr. Y una vez estando en casa y junto a su hermano pequeño decidieron pintar las paredes de la casa con manteca de cacahuete.

A los 12 años, Jordan Cruz comenzó a tener dolores de cabeza, mareos y náuseas. Eran síntomas discontinuos, que se le presentaban una vez cada dos meses por lo que no decidieron darle mayor importancia atribuyéndolo a los cambios hormonales propios de las niñas a esas edades.

Al final, el diagnóstico era de una malformación arteriovenosa en el cerebro. Para paliarlo, los médicos tuvieron que realizar hasta tres intervenciones, cada una con una duración de 6 horas. Kenny Cruz, padre de Jordan, acerca la operación que le realizaron a su hija: “es como fontanería. Tenía dos tuberías de gran tamaño que llevaban la sangre al lugar incorrecta. Había alta presión en las válvulas y había que cerrar los agujeras y hacer un cableado nuevo en el cerebro”.

Tras tanto procedimiento quirúrgico y estrés ocasionado, Jordan no podía hablar ya que la reconducción de las arterias y venas habían afectado su memoria a corto plazo y el lenguaje. Pero, a base de rehabilitación y esfuerzo fue recuperándose, mejorando y volvió a su equipo, donde la estaban esperando.

Pero el regreso no fue fácil, en su temporada como sophomore estaba fuera de forma, se mareaba si presionaba y le costaba prestar atención a lo que los entrenadores le decían, se olvidaba de las jugadas. De hecho, “estuve pensando en dejar el baloncesto. Así de malo fue…”, declara Cruz.

Para Kumisaki también fue complicado hacer frente a esta situación ya que no sabía qué Jordan se iba a encontrar cada día. Era un misterio. Pero “como grupo, siempre estábamos pendiente de ella y creando un clima de normalidad”.

Y esa táctica funcionó, Jordan Cruz, pasó de no ser capaz de recordar las jugadas a ser titular, finalizando la temporada convirtiéndose en el primer equipo femenino del distrito unificado de colegios de la ciudad de Sacramento en ganar un título estatal en cualquier deporte. La actuación de Cruz en las semifinales fue clave para conseguir el pase a la final donde anotó 19 puntos, incluyendo tres triples, en la victoria sobre Nº2 Oak Ridge (El Dorado Hills) por 58 a 49. En la final McClatchy ganó a Serra de Gardena (California) por 4 puntos, 65 a 61 tras la disputa de dos prórrogas.

“Fue el mejor momento de mi vida”. Declaraba Jordan Cruz tras conseguir el título.

Fuente: http://espn.go.com/espnw/news-commentary/article/14514069/a-sideline-seizure-brain-surgery-just-start-jordan-cruz-story

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s